Apoyo familiar en el proceso de duelo

Cuando estamos muy alegres tendemos a abrazarnos y cuando estamos muy tristes, también. En el ser humano en general, y en los países latinos en particular, el contacto físico es fundamental para nuestra estabilidad emocional como fuente de apoyo sentimental.

El apoyo sentimental en el duelo

El dolor compartido se gestiona mejor.

Cuando fallece un ser querido necesitamos sentirnos acompañados, escuchados, comprendidos y, por encima de todo, necesitamos el acercamiento físico, abrazarnos para sentirnos más reconfortados.

En estas terribles circunstancias, al dolor intenso por la pérdida se añade el sentimiento de soledad por no poder salir de casa.

En el caso de que una persona esté sola, esta situación se vive con un alto nivel de ansiedad y desconsuelo.

Conectar con la familia para aliviar el dolor

Es muy importante conectar, con todos los medios posibles, con familiares y amigos, para poder airear sus emociones y compartir el dolor y la tristeza.

Para las personas que están en casa acompañadas de su pareja, o hijos, es importante desahogarse, expresar lo que cada uno siente.

Facilitar el lloro, no juzgar sentimientos, abrazarse, escucharse y, como en el caso anterior, conectar con familia y amigos.

De esta manera podremos iniciar un duelo normalizado.

En ningún caso es recomendable ocultar sentimientos, negar emocional y psicológicamente lo que está ocurriendo, reprimir lo que sentimos en definitiva.

El dolor es consustancial al ser humano y el proceso de duelo hay que experimentarlo, vivirlo como cada uno lo sienta, porque cada duelo es distinto.

Superar la pérdida de un ser querido

El duelo complicado o patológico, precisamente, consiste en esto, en no haber asumido la pérdida, añadiendo más sufrimiento que dolor.

El periodo de duelo nos facilita que poco a poco asumamos y asimilemos la pérdida, haciéndolo compatible con el desarrollo de una vida normalizada en todos los ámbitos, familia, amistades, trabajo, estudios, actividades de ocio, salud.

La vida se va colando entre nuestras manos de manera progresiva y conseguiremos vivir sin la persona querida.

Consecuencias de atravesar un duelo complicado

Un duelo complicado va a tener consecuencias en todas las áreas vitales de la vida de la persona.

Emocionalmente seguirá con altibajos que pueden derivar en cuadros ansioso-depresivos.

En la mayoría de los casos necesitará una intervención psicológica.

Tenderá a interaccionar poco a nivel familiar y social.

Limitará el acceso a actividades gratificantes: no se las permite porque siente que está traicionado al difunto.

Su rendimiento a nivel laboral y académico se verá afectado por falta de atención, de concentración, de memoria, con dificultades para el seguimiento de las instrucciones y enlentecimiento en la realización de tareas.

Sufrirá bajas frecuentes que contribuirán a la cronificación del problema.

Dedicará menos atención a la relación de pareja e hijos, provocando en muchas ocasiones una separación.

En definitiva, este estado de ánimo depresivo va a invadir todos los escenarios de su vida. Ante estas circunstancias lo recomendable es recibir ayuda psicológica.


Vicente Prieto Cabras Director area clinica Alava Reyes

Vicente Prieto CabrasPsicólogo Especialista en Psicología Clínica. Director Técnico y Director del Área Clínica del Centro de Psicología Álava Reyes. Experto en evaluación, diagnóstico e intervención en clínica. Supervisor de casos clínicos. Entrenamiento en habilidades directivas y de gestión en diferentes colectivos profesionales, maestros, enfermería, médicos, ingenieros.


Funespaña