Proceso de duelo: ¿Qué es y cómo nos afecta emocionalmente?

Cuando una persona a la que queremos fallece, cuando todo termina, cuando todo se reduce al recuerdo de su vida junto a nosotros, es el momento de iniciar una andadura a lo largo de nuestro tiempo, a nuestro ritmo, con nuestras emociones 

Nos acompañarán miembros de la familia y posiblemente amistades, de manera presencial o a distancia por el confinamiento, pero es un camino que tendremos que recorrer desde nuestra intimidad. 

Lo vamos a sentir a nuestra manera, con nuestra experiencia vital, con nuestras habilidades, competencias y con nuestro estilo para tomar decisiones y resolver problemas, que nos llevarán hacia la aceptación y la adaptación a una nueva forma de vivir, de relacionarnos, de estar sin la persona querida 

Cómo saber que estamos en proceso de duelo

Hemos entrado en un proceso de elaboración de la pérdida; estamos en un proceso de duelo y tenemos que saber que es un proceso normal y no una enfermedad 

Es muy probable que sintamos abatimiento y tristeza; lo llamamos aflicción normal ante la pérdida, y es la reacción emocional más característica durante el duelo 

Lo que vamos a sentir es intransferible, cada persona siente a su manera, no nos podemos comparar con lo que puede sentir otra persona, incluso con el resto de los familiares. 

El dolor intenso es nuestra experiencia subjetiva y solamente nosotros mismos conocemos el calado, la intensidad de ese dolor; las demás personas podrán compartir con nosotros la expresión y la manifestación de nuestro dolor, pero no lo que realmente estamos sintiendo y menos su intensidad. 

Podemos sentir una perturbación en nuestras emociones, distintas emociones y con intensidades cambiantes; podemos sentir incredulidad sobre el fallecimiento y los acontecimientos que se desencadenan en los primeros momentos: irritabilidad, miedo, confusión 

Todo lo que estamos sintiendo es normal y natural; estamos reaccionando ante el impacto de la vivencia de la desaparición de una persona importante para nosotros y en las condiciones en las que ha fallecido, además de no poder velarle y tener que efectuar un sepelio distinto de lo que tenemos por costumbre.  

La ansiedad en el proceso de duelo

Es frecuente que podamos experimentar síntomas de ansiedad –taquicardia, náuseas, cansancio, dolores de cabeza– muy molestos por su intensidad, y nuestro estado de ánimo estará bajo:

  • Sentiremos desinterés
  • Tendremos llantos frecuentes y espontáneos 

Insisto en que todo esto es normal y natural; sintamos nuestro dolor, no lo ocultemos ni lo disfracemos, ni tomemos alcohol ni fármacos para poder superar el duelo.  

Esta situación tenemos que vivirla a nuestra manera, y sentirla, por muy intenso que sea ese dolor, en formato de angustia, culpa, ira.  

No nos preocupemos por cuánto tiempo vamos a pasar así; es más importante lo que vamos a decidir hacer durante ese tiempo.

Recordemos que contamos con nuestras habilidades personales, con nuestra experiencia de vida, con nuestra biografía, para ir consiguiendo pequeñas metas de bienestar psicológico, emocional y de salud, aunque la empresa que hemos iniciado no sea nada fácil, pero es nuestra empresa, nuestra nueva situación vital, nuestra siguiente oportunidad para seguir creciendo como personas.  

descarga la guia de ayuda al duelo en pdf


Vicente Prieto Cabras Director area clinica Alava Reyes

Vicente Prieto CabrasPsicólogo Especialista en Psicología Clínica. Director Técnico y Director del Área Clínica del Centro de Psicología Álava Reyes. Experto en evaluación, diagnóstico e intervención en clínica. Supervisor de casos clínicos. Entrenamiento en habilidades directivas y de gestión en diferentes colectivos profesionales, maestros, enfermería, médicos, ingenieros.


Funespaña